¿Qué es la ansiedad climática?

El cambio climático también está afectando nuestra salud física y mental. En el libro Perdiendo el Edén, la británica Lucy Jones expone desde múltiples perspectivas la relevancia que tiene la naturaleza en nuestra salud mental. El medio ambiente es, sin duda, un factor determinante de nuestro bienestar psicológico, pero estamos dañándolo como nunca antes. 

Dentro de este contexto encontramos múltiples estudios y planteamientos al respecto, como lo señalado por Carl Jung: « La ruptura de los seres humanos con el mundo natural era un desastre que provocaba una pérdida de equilibrio a todos los niveles, aislamiento social y cósmico y daño psíquico ».

Así mismo, el autor señala La naturaleza no es solo hermosa, intrigante y asombrosa, en nuestro sistema de soporte vital. Sin embargo, la naturaleza no es solo el lugar que habitamos y nos suministra de bienes para nuestra subsistencia, sino que también es el contexto donde nuestra mente se pone en paz gracias a que el cerebro se complace con ella y produce las llamadas hormonas de la felicidad: dopamina, serotonina y endorfinas, entre otras cosas.  

Un estudio sobre los antidepresivos entre 1991-1998 llevado a cabo por el psicólogo Terry Hartig, apunta a que es posible que el deterioro de la naturaleza influya sobre los problemas de salud mental, se apunta en el libro de Jones. Y es este daño al medio ambiente el que a veces suele preocuparnos y generar ansiedad. No debemos enfocarnos solo por cuidar de nuestra salud mental aislándonos del tema ecológico, porque al final de cuentas es nuestra casa la que está en llamas. 

¿Qué es la ansiedad climática?

Conocido ansiedad climática, dolor ecológico o eco-ansiedad, existen seres humanos profundamente preocupados por el calentamiento global que afecta cada vez la vida cotidiana de muchos. 

La Asociación estadounidense de Psicología describe la Eco-ansiedad como un temor crónico de un cataclismo ambiental, un estrés causado por observar los impactos aparentemente irrevocables del cambio climático y preocuparse por el futuro de uno mismo, de los niños y las generaciones futuras. 

Gran cantidad de personas en todo el mundo se encuentra susceptibles al estrés provocado por el clima y sus manifestaciones en todo el orbe. Los profesionales de la salud mental lo están ya observando y consideran que cualquier persona podría verse afectada por la llamada ansiedad climática, independientemente de su propia vulnerabilidad personal o seguridad relativa a su contexto. Así lo señala Susan Clayton, profesora e investigadora de psicología en The College of Wooster en Ohio. 

La Asociación Americana de Salud Pública estima que hasta el 54% de los adultos y un 45% de los niños pueden llegar a sufrir depresión tras un desastre natural. Y es que el cambio climático nos está dejando vulnerables a padecer, incluso, trastorno de estrés postraumático.

La Eco-ansiedad se caracteriza por una preocupación severa y debilitante por el clima y los riesgos ambientales, que puede provocar reacciones dramáticas como pérdida de apetito, insomnio, ataques de pánico, desesperación, insomnio, preocupación extrema e impotencia. Esta son algunas de las sensaciones que produce la ansiedad climática.

Soledad de especie.

Así mismo, Lucy Jones señala que además de esta ansiedad, estamos viviendo una « Soledad de especie », una tristeza y ansiedad colectiva que produce nuestra desconexión respecto de otras especies, tanto animal que vegetal. También se comienza a utilizar la expresión desorden de déficit de naturaleza (LOUV) para denominar el efecto que tiene la desconexión de la naturaleza sobre la salud de las personas. 

Efectos de la ansiedad climática

De acuerdo al ambientólogo Andreu Escrivá, la ansiedad climática puede provocar un estrés o malestar frente al sentimiento de culpa o impotencia, es decir, la percepción de que las pequeñas acciones que debemos hacer día a día tienen muy poco impacto frente a la crisis. Igualmente se puede generar lo que él llama Eco-enfado frente a la inacción de las autoridades ante las evidencias del cambio climático. La frustración de quienes están frente al poder o autoridad no están tomando medidas afectivas para abordar el tema.

¿Cómo contrarrestar la Eco ansiedad?

Los expertos en salud mental enfatizan que la comunicación con amigos y familiares sigue siendo una forma eficaz de afrontar la situación. Hablar del tema y establecer estratégicas comunitarias, tanto con acciones específicas a pequeña escala como acciones de presión a las autoridades locales.

Retomando lo que Lucy Jones en, Perdiendo el Edén, requerimos hacernos de pequeños espacios verdes para confrontar nuestra ansiedad y mejorar la salud mental.

Algunas tácticas pueden ser:

Dar más paseos al aire libre.

Participar en acciones ecológicas colectivas.

Cultivar pequeños jardines y hortalizas.

Tender hacia un estilo de vida minimalista.

Practicar técnicas de relajación.

Practicar técnicas de respiración.

Primeur

Récents articles